Mochila y maleta

Un blog de viajes para disfrutar del tiempo libre

viernes, 30 de marzo de 2012

Sintra, la ciudad de los palacios invita a visitarla

No hay comentarios


A solo 30 kilómetros de Lisboa, encontramos la ciudad de Sintra, una villa que invita a disfrutar de unos días de vacaciones en Portugal. Se trata del lugar de descanso por autonomasia de Portugal, un sitio donde dejarse llevar por la historia y perderse por sus palacios y monumentos. Y sin olvidar su playa, claro.

Los palacios de Sintra, visita obligatoria en Portugal

Nada más acercarnos a la ciudad, nos encontramos con los dos castillos que la coronan, el Palacio de Pena y el Castelo dos Mouros, enclavados en el Monte Da Lua. Estos deben ser, para todo buen visitante, los primeros puntos de interés donde comenzar a conocer esta espectacular villa.

En el centro se encuentra el Palacio Nacional de Sintra, el castillo real medieval más antiguo de Portugal, restaurado como el resto de monumentos para que los turistas puedan maravillarse ante ellos.

También se puede visitar la Quinta Regaleira o do Monteiro dos Milhoes, un palacete que alberga algo más que el edificio que se ve. Sus jardines, que se adentran en el bosque, dicen que tienen un especial vínculo con los Masones y los Templarios. Los túneles que ocultan varios pozos en la extensión de estos jardines, desde luego, aportan la nota misteriosa al conjunto.

El Palacio de Montserrate, el Palacio Real Queluz y el Convento de Capuchos son otros de los lugares que no se ha de dejar de visitar durante unas vacaciones en Sintra. Además, una completa oferta hotelera convierte esos días en la ciudad lusa en una experiencia enriquecedora, ya que también podemos recrearnos el cuerpo, además de la vista, con los servicios que ofrecen sus hoteles.




jueves, 29 de marzo de 2012

Salou, playas mediterráneas para disfrutar la Semana Santa

No hay comentarios


En la provincia de Tarragona se encuentra uno de los destinos de playa preferidos para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa. Se trata de Salou, uno de los núcleos costeros más importantes de la provincia catalana y capital de la Costa Dorada.

Esta población de algo más de 25.000 habitantes multiplica esta cantidad durante los periodos vacacionales, y está perfectamente equipada con todos los servicios que necesitan los miles de visitantes que se acercan hasta ella, tanto en verano como en las vacaciones de Semana Santa.

Tiene cuatro playas, en las que se concentra la mayoría de esta población flotante. En las playas de Levante, Poniente, dels Capellans, y la Playa Larga se encuentra al mayor oferta de hoteles que podemos encontrar en el pueblo. También hay una gran cantidad de restaurantes, bares y discotecas para que el turista pueda disfrutar en cualquier hora del agradable ambiente y el fantástico tiempo que caracteriza a la Costa Dorada.

Además de estas playas, que reciben al mayor número de turistas, existen varias calas de menor tamaño, más discretas y tranquilas, donde es más fácil perderse de las aglomeraciones, aunque eso, en los meses de julio y agosto, es más complicado.

La gastronomía local se basa en el pescado y el marisco de su litoral, que se suele acompañar de la Salsa Romesco, hecha con pimientos rojos secos y otros ingredientes de la huerta tarraconense, y puede degustarse en cualquiera de los restaurantes de la población.

Uno de los alicientes para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa es su cercanía al Parque Portaventura, situado solo a unos pocos kilómetros de Salou, y que puede ser un complemento ideal para completar unos días festivos, de descanso y emociones.

Destinia: Apartamentos desde 15 euros

La Semana Santa en Sevilla, una tradición de siglos que encandila al visitante

No hay comentarios


La Semana Santa de Sevilla es uno de los destinos turísticos más importante durante la celebración de esos días tan intensos. Pocos lugares son tan intensos como la ciudad hispalense en los días de la Semana Santa.

Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, la ciudad saca sus imágenes para conmemorar la Pasión de Jesucristo y su posterior resurrección. Las impresionantes peanas, con imágenes que en algunos casos tienen siglos de antigüedad, están acompañadas por los nazarenos con sus tradicionales vestimentas.

Estas cambian según la cofradía a la que pertenecen, ya que hay varias que salen a procesionar durante la Semana Santa. Del domingo hasta el Jueves, los visitantes pueden visitar las sedes de las distintas cofradías para admirar las imágenes que saldrán a la calle los días grandes.

Hay tres tipos de pasos, el Misterio, que representa la pasión de Cristo; el Crucificado, que representa a Jesús cuando ha muerto, y el Palio, en los que se ve a la Virgen María llorando por su hijo. Cada uno de ellos sale en los momentos en que les toca según la tradición.

El momento más impactante es la Madrugá, la noche del Jueves al Viernes Santo, cuando durante toda la noche, las cofradías de El Silencio, Gran Poder, Macarena, Trianera, El Calvario y Los Gitanos realizan su estación de Penitencia. Miles de sevillanos pasan la noche en vela, acompañando a los penitentes.

Las saetas, cantadas desde balcones al paso de las imágenes, son una de las más grandes tradiciones de la Semana Santa Sevillana. La emoción la llevan los sevillanos a flor de piel, y la transimiten a las personas que eligen este destino para disfrutar de los días de vacaciones de Semana Santa.

Paga tu reserva de hotel a plazos

El Desierto de Tabernas en Almería nos traslada al Lejano Oeste

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia


En Almería se halla el Desierto de Tabernas, un lugar que, como su propio nombre indica, nos deja asombrados por la aridez de su tierra, y lo desierto de su vegetación. Pero en ese lugar tan poco poblado y tan desértico, nos encontramos con algo que lo ha convertido en un lugar elegido por muchos turistas para hacer un alto.

Se trata de los poblados del Far West levantados por los cineastas de los años 60 y 70 para servir de escenario para las películas de la época. El primero de ellos fue el que se utilizó para la película La Muerte Tenía un Precio, de Sergio Leone y que fue protagonizada por un joven Clint Eastwood.

Mini Hollywood, que es como se conoce este parque temático dedicado a recrear el ambiente del Oeste Americano, continúa hoy siendo un lugar emblemático en la zona almeriense, y recibe la visita de miles de turistas que quieren recrear aquellas míticas películas con sus espectáculos y los edificios que se han visto en tantas escenas.

El lejano Oeste en la Península Ibérica

En el poblado, se realizan varios espectáculos destinados a los visitantes, que pueden ser testigos de persecuciones a caballo, tiroteos y toda la intensidad de los westerns que se han rodado en sus instalaciones. La ambientación está especialmente cuidada, y realmente parece que estás paseando por un pueblo de Texas en la época de la conquista del Oeste.

Se pueden visitar el Saloon, la barbería, la oficina del sheriff, e incluso los dos museos con que cuentan las instalaciones. Uno, dedicado al mundo del cine, con recuerdos sobre las películas que se han rodado allí, el otro, de los carruajes que se han utilizado en ellas. También se pueden alquilar caballos para realizar paseos por el parque, para sentirse como un auténtico vaquero de película.

La oferta turística se completa con un buffet, en el que se puede comer y cenar, pero también permiten entrar comida de casa. Hay, para poder disfrutarla, un extenso comedor al aire libre que se complementa con un parque infantil para que los pequeños jueguen.

Un parque con 750 especies en el poblado del Oeste de Almería

Además del poblado del Oeste, el parque ofrece un recorrido por una zona en la que se pueden admirar animales en semi-libertad. Hay cerca de 750 especies, que se pueden observar tranquilamente paseando, aunque también hay un tramo que se puede recorrer en un tren turístico.

Los animales que se pueden ver son rinocerontes blancos, jirafas, tigres, aves rapaces y tropicales y diversos reptiles. Una oferta complementaria para disfrutar de un parque que es ideal para visitar durante unas vacaciones con niños.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Las playas del Algarve, un lugar para pasar las vacaciones junto al mar

No hay comentarios


La zona costera del Algarve portugués es el más popular para disfrutar de unos días de vacaciones en unas playas muy distintas a las que estamos acostumbrados en España, pese a su cercanía. La conjunción de agua y roca hacen que no solo sean playas muy agradables, sino que también tengan su aliciente para contemplaras de lo alto de los acantilados.

Muchas de las playas de esta zona no están en el mismo pueblo que las cuidan y protegen, sino que se ubican en islas cercanas a la costa. Para llegar hasta ellas hay que coger el ferry y desplazarse hasta allí.Lo que podría ser una desventaja, se convierte en todo un acierto. La distancia entre la playa y los núcleos de actividad turística consigue que estas playas sean más tranquilas y con menos tránsito de personas.


Un viaje imprescindible, unas vacaciones en las playas de Tavira



Las playas de Tavira, situadas en la isla a la que se llega tras una travesía de tres minutos, o las islas de Barreta y Culetra, a las que se llega desde Faro en un viaje de 30 minutos observando a los flamencos y toda la riqueza natural del Parque Natural de Ría Formosa son algunos ejemplos.

La primera es algo más visitada, ya que Tavira es uno de los núcleos más visitados del Algarve, pero cuenta con más de 11 km de arena para que no hayan aglomeraciones ni masificación. En los otros dos casos, se cuenta con la exclusividad de unas playas alejadas, en las que practicar submarinismo, y disfrutar de las aguas más templadas de toda la costa portuguesa.

Actividades de ocio para las vacaciones en familia


Toda la zona del Algarve, que comprende la costa Sur del país, está perfectamente equipada para atender todas las necesidades de los turistas que eligen esta zona para pasar sus vacaciones. Los visitantes pueden disfrutar de instalaciones para el ocio, tanto diurno como nocturno, restaurantes, bares y actividades paralelas.

Por ejemplo, muchos puertos de la zona ofrecen la posiblidad de realizar excursiones en barco por las espectaculares costas, coronadas por acantilados e inmensas formaciones rocosas que surgen del océano, creando rincones espectaculares para recrear la vista y tener momentos de intimidad y tranquilidad en mitad de una zona tan turística como esta.

Para alojarse, la oferta de hoteles en el Algarve es muy extensa, y podemos encontrar hoteles tradicionales, equipados con todas las comodidades necesarias, u hoteles más modernos, que complementan el alojamiento con otro tipo de servicios para aumentar la experiencia de sus huéspedes.

Quedate solo con el precio: Hoteles a 9€

martes, 27 de marzo de 2012

Lisboa, una ciudad de ensueño a orillas del Tajo

No hay comentarios

A orillas el Atlántico, en la desembocadura del río Tajo, se encuentra Lisboa, la capital de Portugal. Un destino turístico muy apreciado, que sin salir de la Península Ibérica nos transporta a otro país y a unas costumbres y cultura distinta a la española. Y todo, siendo como son ambos países vecinos y componentes de este trozo de tierra al sur de Europa.

A la ciudad se accede a través de dos puentes. El más conocido es el Puente 25 de Abril, un puente colgante muy conocido gracias a la publicidad de una conocida marca de seguros, que parte muy cerca del Mirador de Cristo Rey.

Mucha gente no lo sabe, pero en Lisboa se yergue una réplica del Cristo Redentor de Brasil, levantada en 1959 y que hoy se puede visitar. Recibe numerosas visitas de peregrinos y turistas, que no olvidan subir hasta el mirador para recrearse con las vistas de la ciudad.

El otro puente es el Vasco de Gama, que conecta la ciudad de Montijo con la zona donde se instaló la Exposición Universal de 1998. Una zona mucho más moderna, con centros comerciales y las instalaciones que quedaron en la ciudad tras la Expo, reconvertidas para el uso de los lisboetas y turistas.

Para moverse por la ciudad, se puede tomar cualquiera de las cinco líneas de tranvías, un transporte tradicional en la ciudad, que recorre el casco antiguo. Hay también una línea turística, más cara pero también más confortable, que recorre los principales puntos de interés. En esta, una locución cuenta en varios idiomas qué es cada uno de los monumentos o lugares a visitar. 

Cuatro de estas líneas regulares de tranvías tienen coches tradicionales, y la quinta, que lleva hasta el Monasterio de los Jerónimos, donde también se pueden visitar la Torre de Belem y el monumento a los Descubrimientos.

La ciudad presenta varios desniveles considerables entre sus calles, y para salvarlos, existen tres elevadores que conectan la parte inferior con las calles superiores. Son básicamente funiculares, que resultan muy útiles, además de ser visualmente muy atractivos, con el color amarillo propio de las líneas de tranvías de Lisboa.

El cuarto es un ascensor, el Elevador de Santa Justa, que une en vertical La Baixa con el Barrio Alto. Se construyó en 1902, y su aspecto es muy similar al de la Torre Eiffel. Esto se debe a que el arquitecto Raoul Mesnier de Ponsard, quien lo diseñó, fue seguidor del francés famoso por su Torre.

Como curiosidad, hay que comentar que para subir admite 20 personas, pero solo 15 para bajar, y que en su cúspide hay una cafetería donde poder disfrutar unas magníficas vistas de la Praça de Dom Pedro IV.

Los jardines de Marrakech, un lugar para perderse y relajarse

No hay comentarios

La ciudad de Marrakech es un hervidero de actividad, pero también en ese ambiente de constante movimiento hay un momento para el descanso y el relax. Los jardines que se encuentran en la ciudad invitan al visitante a pasear por ellos y olvidarse por un momento de la rutina del día a día.

El principal lugar donde pasear son los Jardines de Menara, los más antiguos de la ciudad. Se construyeron en 1870, alrededor de un estanque almohade, y son más bien un huerto en el que la sombra no es precisamente uno de sus principales elementos. Aún así, es un lugar perfecto para pasear al atardecer, cuando el sol ya no es tan terrible.

El estanque está presidido por un edificio, en el que cuentan que los Sultanes tenían sus encuentros amorosos. El estanque tiene miles de carpas, a las que los vecinos de la ciudad y los turistas alimentan con pan, que se puede comprar a alguno de los vendedores ambulantes que tienen sus puestos instalados por allí. En los jardines también se puede dar un paseo en dromedario, una de las grandes atracciones de los viajes a África.

Otro de los jardines es el creado por el pintor frances Jacques Majorelle en 1927, los Jardines Majorelle. En 1946 se abrieron al público en general, y en los años 80 del pasado siglo fueron comprados por Yves Saint-Laurent

La abundancia de árboles proyecta una agradable sombra que permite huir del calor que acompaña a la ciudad gran parte del año. En estos jardines se pueden encontrar numerosos tipos de árboles y plantas, traídas de todo el mundo. Se pueden ver varios tipos de cáctus, con sus curiosas formas; plantas acuáticas; palmeras y bambús, que conforman un recorrido en el que también se puede conocer el arte islámico, gracias al pequeño museo que albergan los jardines.

Por último, se puede visitar el palmeral, una enorme extensión de 13.000 hectáreas, en la que se alzan más de 10.000 palmeras. A él se puede llegar facilmente en taxi, aunque lo más aconsejable es contratar durante 2 horas una de las calesas que se encuentran en la plaza DJemaa el Fna y descubrirlo en una de ellas.

Actualmente, es una zona en crecimiento, ya que se están construyendo alrededor varios complejos hoteleros, campos de golf y urbanizaciones de lujo, pero continúa teniendo ese aire místico e intemporal que rodea a toda la ciudad.  Buenas opciones para parar un poco en la visita, y continuar descubriendo Marrakech, pero a otro ritmo.

lunes, 26 de marzo de 2012

La gastronomía en Marrakech: coús-coús, tajin y un té para terminar

1 comentario

La cocina marroquí está basada en la pasta, la verdura y la carne. A diferencia de otras cocinas, en Marrakech podemos disfrutarla en forma de cus cús. Tradicionalmente, la pasta se pasaba por un tamiz, que rompía la masa en pequeñas porciones, que se cuecen al vapor y quedan como una sopa seca extremadamente sabrosa. 

No se cuecen con agua, sino con el caldo realizado previamente, en el que se puede encontrar ternera o cordero, los dos tipos de carne que más se consume en el país. Junto con verduras y generosas porciones de carne, se sirve, generalmente para compartir, todos los viernes. Pero en los restaurantes de la ciudad se puede disfrutar de este plato todos los días.

La otra gran especialidad es el Tajin, que puede ser de cordero, ternera o vegetal. Se trata de un guiso que se cocina en el mismo recipiente en el que se disfruta. Un recipiente de barro que se tapa con una tapa que permite circular el vapor hacia afuera, dando al resultado final un sabor intenso y sabroso.

Pero no son estas las únicas delicias que se pueden disfrutar en los restaurantes de Marrakech. La tortilla bereber, un a pasta de trigo con miel y rellena de verdura es otro de los platos típicos. Bocadilos de kebab, tanto de ternera como de cordero, y pescado frito son otras de las opciones en la carta de los estupendos restaurantes que se abren alrededor de la Plaza Jemaa El Fna o en cualquier calle de la ciudad, sobre todo en las más turísticas.

En la misma plaza, lugar de comercio y restauración de referencia en la ciudad, también se puede degustar una excelente ración de caracoles, que tienen un sabor muy acertado y que te hacen repetir una y otra vez. Para bajarlo todo, un vaso de zumo de naranja o un higo chumbo, son la opción más ideal.

Es curioso que por el precio con que se comería en España una persona, o incluso menos, puedan comer o cenar todos los miembros de una familia, con raciones muy generosas y siempre, con un té para poner punto y final a la comida.

El té con menta es llamado el wiskhy bereber, ya que no se consume alcohol y es la bebida obligada en toda mesa. Si se disfruta del té, este es uno de los mejores que probaremos jamás, y se prepara siguiendo un ancestral método que se puede conocer en alguna casa del valle de Ourica.


Tu crucero desde 269eur TASAS INCLUIDAS

Marrakech, una ciudad repleta de encantos

No hay comentarios

A solo unas horas de vuelo desde España, nos podemos adentrar en otro continente, repleto de magia, que acoge al viajero con muchas ganas y que nos permite trasladarnos en el tiempo. Marrakech es una ciudad que tiene esa magia que no se encuentra en otros lugares, y que llena los sentidos del visitantes.

Es difícil llegar a esta ciudad marroquí y no sentirse bombardeado por una mezcla de olores que inunda el olfato y ya anuncia que nos vamos a encontrar aldo diferente a lo que conocemos en Europa. El aeropuerto de Menara está a solo unos metros de la ciudad y permite un acceso rápido y cómodo hasta la Medina.

Los alojamientos en la ciudad varían de precio. Podemos optar por un hotel al estilo occidental, o alojarnos en uno de las decenas de Ryads que hay en sus pequeñas y angostas calles. En unos y otros, la atención es uno de los puntos fuertes y consiguen que el visitante se sienta cómodo.

Todos los edificios son bajos, ya que no pueden superar la altura de la torre de la Mezquita, y el color de todas sus fachadas es el ocre. Es el color de la ciudad y ninguna puede estar pintada en otro color. La uniformidad de todos los edificios impacta cuando te das cuenta de ello.

En el centro de la ciudad encontramos la Plaza Djemaa El Fna, auténtico centro neurálgico de una ciudad que muchos consideran capital real del país, aunque el centro administrativo esté en Rabat. Durante el día, podemos encontrar atracciones para el turista, que puede fotografiarse con monos, serpientes o acercarse hasta las tiendas del zoco. Millones de ofertas que hay que saber regatear para obtener al mejor precio.

Por la noche, la plaza muta en un inmenso comedor, en el que se puede cenar por muy poco dinero, en cualquiera de los puestos que se instalan al atardecer. Una experiencia que se ha de disfrutar al menos una vez cuando se visita la ciudad.

Grupos de cuenta cuentos, músicos y todo lo imaginable se reparte por esta plaza que bulle de actividad, para los turistas, pero también para los propios habitantes de la ciudad, que viven en la calle tal y como se hacía en España no hace tantos años.

Los olores de las especias, de las fritangas, los caracoles y las naranjas invade por la noche esta plaza llena de vida y de entretenimiento que sorprende a quien no ha viajado nunca a una población como esta.

viernes, 23 de marzo de 2012

Trujillo, cuna extremeña de exploradores

No hay comentarios
 Imagen: Wikipedia
Cerca de Cáceres nos encontramos con Trujillo, una ciudad que durante siglos ha sido una de las más importantes de España, la de los reyes y los grandes descubridores y aventureros que recorrieron tierras americanas en el siglo XV y XVI.

De allí partió Francisco Pizarro, y una imponente estatua ecuestre recuerda al aventurero en la inmensa Plaza Mayor que se abre en el centro de la población. En un extremo de la plaza se levanta la Iglesia de San Martín, una de las muchas que hay en el pueblo.

Todas ellas son de la época en que Trujillo era un punto importante en la vida social y política de Extremadura, en el siglo XV, e incluso anteriores. Pero si sus cinco impresionantes iglesias infunden respeto, sus 15 monasterios y conventos no son para menos.

Tambien sorprende la cantidad de palacios y casas señoriales que se levantan en un pueblo que hoy apenas tiene 10.000 habitantes. Catorce son los que representan otras tantas casas nobles que tuvieron su importancia en esta ciudad.

Se pueden recorrer sus calles en calesa, un viaje que traslada al viajero por el tiempo, ya que buena parte de la población conserva ese ambiente de los años de esplendor en que parte de la Corte estuvo de una manera u otra relacionada con ella.

Sobre una colina, se puede visitar el castillo que defendía la plaza, y después, perderse en el Museo del Queso y el Vino, la casa de Pizarro o degustar cualquier especialidad de uno de los muchos bares y restaurantes que rodean la Plaza Mayor o que se abren en los hoteles de la ciudad.

En el mes de mayo se celebra la importante Feria Nacional del Queso, en la que se exhiben y degustan cientos de quesos de toda la geografía española, bien regados de buen vino. Antes, el Domingo de Resurrección, se celebra en Chíviri, una fiesta convertida en Fiesta de Interés Regional, en la que los vecinos, ataviados con el traje regional, bailan y se divierten para ir de frite el lunes y el martes de Pascua.

Destinia: Apartamentos desde 15 euros

miércoles, 21 de marzo de 2012

El Parque del Retiro: Un pulmón de tranquilidad en el centro de Madrid

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia

En el centro de Madrid, junto a la Plaza de Cibeles y el Convento de los Jerónimos, encontramos un inmenso parque donde los madrileños se acercan a pasear y a disfrutar de un paseo por la naturaleza en plena ciudad. El Parque del Retiro ocupa 118 hectáreas de la ciudad y es un lugar de reunión y esparcimiento en el que es un placer dejarse llevar.

En su interior, interminables paseos bajo la sombra de los muy variados y abundantes árboles llevan al paseante ante los edificios que oculta el Parque, el estanque o la muy famosa estatua del mismísimo Lucifer, la única del mundo.

El estanque ocupa una buena superficie del parque, y en él se pueden alquilar barcas para navegar a golpe de remo y pasar un agradable rato, disfrutando de la tranquilidad que se respira en el agua, apartada de la bulliciosa orilla.

En ella, y bordeando el estanque, cientos de madrileños y visitantes pasean, conversan, instalan paradas de los más diversos comercios. No muy lejos encontramos la estatua de Luzbel, el Ángel Caído que luego tomará el nombre de Lucifer y se convertirá en el Gran Enemigo, en el Diablo.

La estatua fue instalada en 1877 y es obra de Ricardo Bellver, que inmortalizó unos versos de El Paraíso Perdido, de Milton. En la base de la estatua, unas criaturas demoniacas escupen agua, convirtiendo el conjunto en una curiosa fuente que representa una figura que no tiene demasiada representación en el mundo.

El Paseo de las Estatuas, La Casa de Cristal, el Monumento a Alfonso XII que preside el estanque o la Rosaleda son otros de los lugares que podemos encontrar en este parque, en el que durante varias semanas se celebra la Feria del Libro de Madrid, entre otras actividades que lo dotan de vida y actividad durante todo el año.

Quedate solo con el precio: Hoteles a 9€

martes, 20 de marzo de 2012

El Monasterio del Escorial: El capricho de Felipe II en la sierra de Madrid

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia




San Lorenzo del Escorial es una pequeña población situada en la Sierra de Guadarrama, a unos 50 kilómetros de Madrid. En este pequeño enclave se encuentra la que quizás sea el edificio más emblemático de la España de Felipe II, el Monasterio del Escorial.


Su construcción se gestó en 1558, cuando falleció Carlos V y su hijo quiso que este fuera enterrado en un lugar realizado exprofeso para él. Así que el soberano ordenó la creación de un grupo de expertos que eligiera un lugar donde levantar semejante mausoleo. Canteros, arquitectos e incluso médicos buscaron el lugar adecuado para hacerlo, hasta que eligieron la Sierra de Guadarrama, centro geográfico de la Península Ibérica.

El arquitecto Juan Bautista de Toledo fue el encargado de comenzar las obras, y fue sustuído, a su muerte, por Juan de Herrera. Muchos profesionales de la época pusieron su saber en la obra, y dió lugar al impresionante edificio que conocemos hoy.

En el Monasterio podemos encontrar la cripta con los restos de los monarcas de España posteriores a Carlos V. También están enterrados los infantes que no llegaron a reinar, en el Panteón de los Infantes. Una de las salas más curiosas, que no está abierta al público y a la que solo acceden los monjes que viven en el Monasterio, es el Pudridero.

En él, se hayan los restos de los últimos reyes fallecidos, a la espera de que pasen unos años y los restos puedan ser guardados con los de sus antecesores en el Panteón de los Reyes.

Además de los restos de la realeza española, en el Monasterio se encuentra una de las mayores bibliotecas del siglo XVI, en la que se pueden encontrar 50.000 ejemplares de esos años, en perfecto estado.

En su conjunto, es una gran obra arquitectónica, que tiene también una leyenda negra. Se dice que Felipe II eligió el lugar porque allí se abría la Puerta del Infierno, y el Monasterio era el sello que permitía que esta no se abriera nunca.

Tanto por su historia, su belleza, como por las leyendas que lo rodean, es uno de los lugares de la provincia de Madrid que no hay que dejar de visitar.

El Museo del Prado: Las joyas pictóricas de Madrid

No hay comentarios
Imágen: Wikipedia



Si hay un lugar en España que reúne las grandes joyas de la pintura española, ese es el Museo del Prado, una de las grandes pinacotecas del mundo, que tiene en sus colecciones obras de incalculable valor. Velázquez, Goya y muchos más grandes pintores del mundo tienen alguna de sus creaciones en este Museo, que es visitado por miles de turistas a lo largo del año.


El edificio que acoge a su sede se sitúa en el Paseo del Prado de Madrid, y fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva, en el año 1785 como Gabinete de Ciencias Naturales. Fue la esposa de Fernando VII quien abogó para destinarlo a la exposición de pinturas.

No es el único edificio que tiene relación con el Museo, ya que también cuenta con el Casón del Buen Retiro y el Edificio Jerónimos. Ambos albergan también importantes cuadros de pintores españoles y del resto de Europa.

Ultimamente, el Museo del Prado ha sido protagonista de un hecho muy relevante en el mundo de la pintura, con el descubrimiento de una Gioconda, atribuída a uno de los discípulos de Leonardo Da Vinci. Ha estado expuesta durante tres semanas, y ahora ha viajado hasta el Museo del Louvre, para reunirse con su gemela.

Pero más allá de esta curiosidad, las colecciones del Museo del Prado tienen joyas del arte universal que hacen las delicias de los entendidos en arte, pero también de los turistas que dejan en su agenda un día o dos para perderse por los interminables pasillos de este edificio.

La obra de Goya se resume con unas 140 piezas, que incluyen La Maja Vestida y La Maja Desnuda, además de grabados de la época negra del pintor aragonés. Velázquez está representado sobre todo por Las Meninas o La Rendición de Breda, junto a muchas más de sus obras, y se pueden encontrar pinturas de El Greco, Murillo o Zurbarán. 

La pintura italiana está representada por autores como Tintoretto, Rafaél o Caravaggio, y otros grandes pintores de otras escuelas europeas. La oferta de museo se complementa con exposiciones sobre escultura y artes decorativas, menos conocidas que las pictóricas, pero también muy interesantes.


viernes, 16 de marzo de 2012

Segóbriga: Una ciudad romana al descubierto cerca de Cuenca

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia




La provincia de Cuenca tiene muchas pequeñas joyas que visitar. Desde la propia ciudad, con sus impresionantes Casas Colgadas y su casco histórico, hasta el nacimiento del Río Cuervo, un enclave natural lleno de belleza, y la Ciudad Encantada. Pero también tiene vestigios de civilizaciones anteriores, como las que se pueden admirar en Segóbriga.


Se trata de las ruinas de una próspera ciudad romana, situadas en la localidad de Saélices, y ubicadas en el Cerro Cabeza de Griego. Aunque lo que se puede ver es romano, su origen parte de un asentamiento celtibérico. 

Podemos pasear por una cuidad levantada hace más de dieciocho siglos, que tuvo una intensa y batalladora existencia, pero que el tiempo ha permitido llegar hasta nuestros días unos restos arqueológicos que nos pueden hacer una idea de cómo se vivía en una urbe de estas características. Los edificios que han aguantado son los públicos, construídos con mejores materiales y destinados a resistir mucho.

El impresionante teatro, el anfiteatro, parte del foro, y otras construcciones nos transportan a otras épocas, mucho más duras en las que relucían espectaculares. Una necrópolis, situada a los lados del camino que lleva del centro de interpretación hasta la ciudad, nos muestra también las tradiciones a la hora de despedirse de sus muertos.

Aunque no se ha podido conservar, sí que se puede ver el trazado del inmenso circo romano, donde se celebraban las carreras de cuádrigas, otra prueba de que estamos visitando lo que fue una gran y próspera ciudad que los romanos tenían en consideración.

Celtíberos, griegos, romanos, visigodos y otras etnias ocuparon esta población a lo largo de los siglos, y gracias a los trabajos de conservación de los arqueólogos, se puede todavía disfrutar de lo que dejaron atrás.

jueves, 15 de marzo de 2012

El Castillo de Onda, un enclave para observar la Plana

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia


A 22 kilómetros de Castellón comienza la Serra Espadà, una formación montañosa que se adentrá hacia el Sur, y que está considerada como Parque Natural de la Comunitat Valenciana, pero antes de entrar en ella, se alza una fortaleza con más de 2000 años de antigüedad.


Se trata del Castillo de las 300 Torres, situado en una colina que corona la villa de Onda, y que hoy mantiene el aspecto que tenía durante la ocupación musulmana. Pero este enclave es mucho anterior, y se sitúan en ese lugar una primitiva población Íbera, que elegió el lugar para establecerse.

El castillo debe su nombre al cronista Muntaner, que aseguró que sus murallas tenían tantas torres como días tiene el año. Hoy, de esas impresionantes murallas quedan solo una muestra alrededor de la propia fortaleza, pero impresionan al visitante que se acerca a Onda desde el acceso Este, que llega de Vila-Real.

En su interior se ubican el Museo del Castillo, con unas espectaculares yeserías musulmanas sobre las que se proyecta un audiovisual que cuenta la historia del Castillo. Además, recientemente se ha encontrado en la alcazaba, que está siendo objeto de estudio y excavaciones arqueológicas durante los últimos 15 años, la estructura de lo que fue un palacete andalusí.

Este, a ojos de los expertos, tuvo en su momento, y salvando las distancias por tamaño y lujo, podía rivalizar con la Alhambra de Granada. Al parecer, el castillo fue un punto importante en la zona, y la construcción de este palacio, parece atestiguarlo.

Allí se puede ver la estructura del palacete, sin muros, pero una visita guiada puede transportar al observador hasta la época de mayor esplendor de la fortaleza. Desde las murallas de la Alcazaba, se tiene una impresionante vista de La Plana, hasta el mar, motivo por el que fue elegido ese lugar para levantarla.

miércoles, 14 de marzo de 2012

El Atomium: Un símbolo de Bruselas

No hay comentarios



Como ocurre con tantas ciudades del mundo, Bruselas tiene también su símbolo, un monumento que define la ciudad y sirve para que sea reconocida a nivel mundial. El Atomium se ha convertido en la imagen más característica de la capital belga, y figura como lugar emblemático en todas las guías.


Esta construcción representa la forma que adoptan los nueve átomos que componen una molécula de hierro, a una escala 1:165.000 millones de veces. Está compuesta por nueve esferas de alumino y acero de 18 metros de diámetro, unidas entre sí por tubos transitables a través de los cuales se puede subir hasta lo más alto.

Se trata de una construcción realizada con motivo de la Exposición Universal que se realizó en la ciudad en el año 1958, y al igual que otros grandes monumentos como la Torre Eiffel o el Poble Espanyol de Barcelona, su éxito fue tal que superó los seis meses de instalación para quedarse como monumento representativo de Bruselas.

Cada una de las esferas contiene exposiciones sobre el monumento, la construcción de Europa tal y como la conocemos hoy e incluso una cafetería, en la que se pueden escuchar canciones representativas de los países de la Unión.

Unas largas escaleras unen las diferentes esferas, y desde la más alta, se puede ver como los más intrépidos se tiran en tirolina hasta llegar al parque en el que se alza el monumento.

Es fácil llegar hasta allí, ya que una línea del metro, ya convertido en tranvía en esa zona, llega hasta allí. En el mismo recinto se puede encontrar un centro comercial dedicado al ocio y el Parque Mini Europa, que tiene reproducciones de los principales monumentos del continente realizados a escala. Y presidiéndolos todos, la inmensa y espectacular mole del Atomium.

martes, 13 de marzo de 2012

Bioparc Valencia: un zoológico de última generación para observar y respetar a los animales

No hay comentarios


El Bioparc de Valencia ha cumplido en 2012 sus primeros 4 años de existencia, y ha recibido, a lo largo de estos años, millones de visitantes. Es uno de los destinos ideales para disfrutar de la ciudad con niños y pasear por las extensas instalaciones, admirando y conociendo los animales de África y Madagascar.


Este zoológico es un paso más en cuanto a avances para permitir ver en cautividad a los animales, pero permitiéndoles gozar de ámplios espacios para que puedan desarrollarse mucho mejor que en los tradicionales zoos.

En el parque se recrean varias zonas, conocidas por la abundancia de flora y fauna en libertad, y que tienen su fiel reflejo en Bioparc. La sabana africana, donde viven los mayores hervíboros del planeta, las cuevas de Kitum, donde los elefantes han creado un espectacular orificio en la roca, en busca de la sal que la forma, o el Kopje, donde el microclima existente ha creado una sorprendente fauna y flora, son algunos de estos lugares.

Mención aparte merece la zona dedicada a Madagascar, una isla separada del continente africano desde hace 160 millones de años, donde la naturaleza y la evolución han trabajado conjuntamente para dar pie a especies que solo viven en esa zona.

Una interesante oferta de restaurantes y servicios completan el parque, que cuenta también con un anfiteatro con 1000 plazas de capacidad, para observar los espectáculos con aves y mamíferos que se organizan.

Durante todo el año, se organizan actividades para los niños y las familias, de manera que si vive en Valencia o alrededores, se puede disfrutar y aprender con ellas por muy poco precio.

lunes, 12 de marzo de 2012

El Poble Espanyol de Barcelona, toda España en un solo lugar

No hay comentarios

Lugares para dejarse llevar en Barcelona, los hay por centenares. Es una ciudad brillante, viva y activa, pero en la ladera del Montjuic hay un lugar donde podemos trasladarnos al resto del país, sin apenas movernos. Se trata del Poble Espanyol, un museo al aire libre donde se pueden observar réplicas a escala de los principales monumentos de cada una de las Comunidades Autónomas españolas.

La inmensa puerta, realizada a imagen y semejanza de las murallas de Ávila, nos introduce en un mundo en miniatura donde podremos encontrar 117 edificios y rincones típicos de España, para hacernos una idea de lo que veremos si nos desplazamos a sus lugares originales.

Eso es lo que hicieron los diseñadores del parque, cuatro intelectuales que recorrieron unos 1.600 pueblos y ciudades para elegir los monumentos y pequeños lugares que luego se reproducirían en el Parque. Este se construyó para la Exposición Internacional de 1929, en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera.

En un principio, y como suele ocurrir en estos casos (ocurrió también con la Torre Eiffel, por ejemplo) el éxito que experimentó el lugar propició que se su vida se alargase y continúe hoy siendo un lugar de referencia en la ciudad.

Además del Museo al Aire Libre, se ha convertido en un lugar donde la artesanía tiene mucha importancia, y allí se ubican 40 talleres artesanales, que trabajan para elaborar los productos que se venden en las 22 tiendas que se abren allí.

Además, tiene una concurrida vida nocturna y festiva, ya que también hay discotecas, restaurantes y se celebran conciertos en ocasiones. En el parque se organizan actividades para las familias y niños, y siempre se puede encontar una actividad relacionada con la cultura o el arte para realizar.

 Un lugar donde sentir la vida de todo un país, la artesanía de la ciudad y el buen ambiente que siempre nos recibirá en Barcelona.

Las Torres de Serranos, las puertas de Valencia mirando al Túria

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia

En Valencia llegaron a existir doce puertas de acceso a la ciudad. De estas sólidas entradas a la ciudad amurallada, solo permanecen dos. Unas, las Torres de Quart, que acogían a los que llegaban desde Castilla. Las otras, las Torres de Serrano, saludaban a los que venían desde Aragón y Cataluña.

Las Torres de Serrano están situadas mirando al antiguo cauce del Río Túria, hoy convertido en uno de los paseos más bonitos y transitados de España. Se alzan mostrando toda su grandiosidad y se han convertido en uno de los símbolos más conocidos de la ciudad.

Su nombre proviene, al parecer, de que se abran al camino de Los Serranos, el camino real de Zaragoza, al que se unía en un punto cercano el camino real de Barcelona. Otras fuentes aseguran que deben su nombre a una familia poderosa que tenía su hogar en ese mismo lugar.

Su construcción comenzó en 1392, sobre la anterior puerta, y terminó cinco años después, en 1397. Su principal función era la defensiva, pero se tuvo especial cuidado a la hora de terminar la obra, pues también se buscaba una imagen que representara a la ciudad.

Se conviritó, así, en la puerta principal de la ciudad y era el lugar por donde entraban las comitivas oficiales, de embajadores, reyes y nobles. Hoy sigue contanto con esta particularidad, ser la imagen principal de la Valencia tradicional y centenaria.

Fue utilizada como prisión para nobles y reyes, y durante la Guerra Civil atesoró obras del Museo del Prado, guardadas para evitar su expolio. Para protegerlas, se construyó una bóveda de hormigón armado de 90 centímetros, cubierta con un metro de arroz, que servía de amortiguador y otra cubierta de tierra, para evitar que se produjeran daños en caso de bombardeo o derrumbe.

Más adelante albergó museos y hoy se utiliza para actos intitucionales y festivos en los que la tradición valenciana es la protagonista más absoluta.

sábado, 10 de marzo de 2012

El Museo Fallero de Valencia acoge los "ninots" salvados del fuego

No hay comentarios



Aunque las Fallas de Valencia hay que verlas tal y como se han creado, en las instalaciones que se realizan cuatro días antes de que el fuego las devore, el 19 de marzo, es posible ver una parte de estos monumentos efímeros todos los días del año.


Esto es posible en el Museo Fallero, donde se exponen todos los ninots indultados, que se han librado del feroz mordisco de las llamas y quedan para el recuerdo en este especial museo que mantiene viva su memoria.

Desde el año 1934, los artistas falleros seleccionan dos figuras de sus monumentos, una de la falla infantil y otra de la falla adulta. Se realiza una exposición con todos estos ninots, y un jurado decide cuál de todas ellas son las elegidas para no arder la noche del día de San José.

Cerca de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en la Plaza de Monteolivete, encontramos este Museo Fallero, en la que están colocadas, de manera cronológica todas las figuras indultadas. En cada una de estas pequeñas instalaciones, podemos encontrar el cartel fallero correspondiente a cada año, e información acerca de los materiales utilizados para la construcción de los ninots.

Es curioso ver la evolución del arte fallero a lo largo de los años, tanto en las formas, los temas y los materiales utilizados. Lo que siempre queda es la ironía y la sátira con que los artistas recrean escenas cotidianas de la sociedad del momento.

viernes, 9 de marzo de 2012

Visitar la Alhambra de Granada, un placer para los sentidos

No hay comentarios

La Alhambra de Granada es uno de los destinos preferidos de los españoles, pero también de los turistas de otros países que deciden venir a España para conocer su cultura y sus joyas. Y desde luego, esta fortaleza situada en lo alto de una colina desde se contempla toda la ciudad de Granada, es una de las joyas de Andalucía.


Recibe el nombre por el color rojizo de sus muros (qa'lat al-Hamra, Castillo Rojo), y se sitúa sobre la colina de al-Sabika, justo frente los barrios del Alabizín y de la Alcazaba. Se cree, dada su ubicació privilegiada como atalaya defensiva, que habrían en el mismo lugar asentamientos anteriores, que darían lugar a la actúal fortaleza.

Es a partir del año 889 cuando se tiene constancia de ella, ya que Sawwar Ben Handum tuvo que refugiarse en la Alcazaba y reformarla, a raíz de las cruentas guerras que tenían lugar en el califato de Córdoba. A partir de esa fecha, ha ido creciendo y convirtiéndose en el conjunto de edificaciones que podemos visitar.

Como todos los monumentos milenarios, la Alhambra ha sufrido modificiaciones, ataques y reformas varias, a causa de conflictos bélicos y la desidia de los que deberían haberlo conservado. Fue en el siglo XIX cuando se tomó más en serio su conservación y se efectuaron las obras que la consolidaron.

No es un edificio único, sino que está compuesta por varias zonas, como los Palacios Nazariés, la Alcazaba, el Generalife, las torres y la Alhambra Alta y el Palacio de Carlos V, hecho por el monarca sobre otras construcciones que fueron destruídas.

Pasear por la Alhambra es un privilegio, al que se puede acceder previa compra de la entrada, que se aconseja adquirir por adelantado y fijando una fecha concreta, para evitarse la sorpresa de no poder acceder y disfrutarla con calma por la afluencia de visitantes, que se mantiene alta durante todo el año.

L'Oceanogràfic de Valencia, todos los océanos a orillas del Mediterráneo

No hay comentarios

L'Oceanogràfic de Valencia está situado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, una instalación moderna que se ha convertido en el símbolo de la modernidad de la ciudad del Turia. Está junto al Ágora, y en él podemos encontrar varias instalaciones que acercan al visitante a la fauna de los océanos, en plena ciudad.


Se dice que es el acuario más grande de Europa, ya que cuenta con una superficie de 110.000 metros cuadrados y alberga 42 millones de agua salada, bombeada desde la Playa de la Malvarrosa, tras pasar por unos completos controles de calidad.

En el Oceanográfico se pueden observar unos 42.000 ejemplares provinientes de todos los océanos de mundo. Están dividos por zonas, que recrean las condiciones naturales que disfrutan en libertad. En la zona del ártico podemos encontrar pingüinos, pero también una impresionante instalación con un beluga, auténtica estrella del acuario.

Se mueve por una inmensa piscina en la que los visitantes pueden verla, bien a través de los cristales o desde la superficie, en un nivel superior.

Otro gran acuario acoge a espicçimenes del Atlantico, que nadan libremente. Podemos encontrar peces luna, atunes o rayas, pero también experimentar la sensación de que un tiburón nade sobre nosotros, gracias al túnel que une dos de las zonas y que se puede transitar.

Un delfinario, con espectáculos diarios y una zona donde encontrar animales anfibios de varios lugares completan lo que se convierte en un impresionante paseo por los mares de todo el mundo, en un espacio creado para la contemplación de la naturaleza.

jueves, 8 de marzo de 2012

La Plaza Mayor de Salamanca, posiblemente, la más bonita de España

No hay comentarios
 Imagen: Wikipedia
La cuidad de Salamanca es conocida por su Universidad, pero también por ser el lugar donde se alza una de las plazas más espectaculares de España. Dicen que sea, posiblemente, la más bonita de España. Rivaliza con ella la Plaza Mayor de Madrid, aunque los salamantinos tienen a gala considerar como tal la suya.

La Plaza Mayor de Samanca está ubicada en el lugar donde siglos antes se celebraba la vida diaria de la ciudad. En ella se comerciaba, se celebraban festejos taurinos y todos los actos propios de una urbe de la Edad Media. 

La Iglesia de San Martín, que se encuentra junto a ella, daba nombre a la plaza originalmente, siendo conocida como Plaza de San Martín. En el siglo XVIII, se decidió adecuar su tamaño y forma a las necesidades reales de una ciudad de su tiempo, y se acotó  parte de la superficie para darle la forma que conserva hoy. 

El arquitecto Alberto de Churriguera creó una plaza delimitada por edificios de tres plantas, dejando un espacio para el Ayuntamiento, que tiene una espadaña con tres campanas en su techo, y cinco arcos mayores en su base.

La fisonomía de la plaza ha permanecido igual a lo largo de los años, aunque sí que se han ejectuado mejoras en ella. El quiosco y los jardines que contenía fueron retirados y hacia mitad del siglo XX se adoquinó y se dejó diáfana, tal y como permanece en nuestros días.

Hay muchas semejanzas con la Plaza Mayor de Madrid, y eso es porque el proyecto original buscaba ese parecido. No obstante, esta mejora su trazado y es más armónica en la construcción de los edificios que la delimitan. 

En esta plaza se encuentran numerosos bares y restaurantes, además de la cafetería más antigua de la ciudad, el café literario Novelty, que acogió durante años interesantes tertulias literarias, al estilo del Café Gijón de Madrid.


Las Torres de Quart, entrada a una Valencia milenaria

No hay comentarios
La ciudad de Valencia creció entre murallas, la musulmana y la cristiana, y de esta última quedan dos importantes restos. Uno de esos lugares son las Torres de Quart, dos impresionantes torres que guardan la puerta que daba acceso al interior del recinto amurallado desde el Oeste, para el tráfico que llegaba desde Castilla.

Se alzaron entre los años 1441 y 1462, y son parte del legado del estilo gótico militar. Sus diseñadores fueron "els mestres en el noble art de la pedraFrancesc Baldomar y Pere Compte, aunque también participaron en su construcción Tomás Oller y Jaume Pérez.

Para levantarlas, se fijaron en las torres y el arco de triunfo del castillo de Nápoles, construído tras la toma de la ciudad por parte de Alfonso V el Magnánimo y construído por el mallorquín Segrera. Hoy, se alzan en la confluencia de las calles Guillem de Castro y Quart. 

Durante una época, esta puerta se llamó Puerta de la Cal, ya que un edicto proclamó que era por esa entrada por donde tenía que entrar toda la cal destinada a la ciudad, para mantener un control en su comercio.

Estas sólidas torres han soportado, a lo largo de los siglos, los repetidos ataques de los ejércitos que han intentado tomar la ciudad de Valencia. En su fachada se pueden observar todavía los impactos de los cañones napoleónicos, aunque también ha sobrevivido a las guerras Carlistas y a la terrible Guerra Civil.

En una determinada época sirvió como cárcel de mujeres, pero actalmente es uno de los símbolos de Valencia, junto a las Torres de Serrano.

miércoles, 7 de marzo de 2012

El Palacio del Marques de Dos Aguas, la opulencia de la aristocracia en el centro de Valencia

No hay comentarios

 El Palacio del Marques de Dos Aguas está en pleno centro de Valencia, en la calle Poeta Querol, una de las calles del casco antiguo de la ciudad del Turia. Se accede facilmente desde el Carrer de la Pau, muy cerca de la Plaza Redonda.

Es un venerable edificio, que en su origen se llamó Casa Solariega de los Rabassa de Perellós, ya que fué esta familia quien la levantó, gracias a la fortuna que consiguieron en el siglo XVI. Los Marqueses de Dos Aguas fueron recomponiendo la casa, hasta construir este palacio que hoy pertenece al Estado.

En él se halla ubicado el Museo Nacional de Cerámica González Martí, que acoge una importante colección de piezas cerámicas de la provincia de Valencia, cedidas a mediados del siglo pasado al Estado y para la que se adaptó el palacio.

Además, en él podemos encontrar estancias amuebladas con piezas de la época, siglos XVIII y XIX, que invitan al visitante a descubrir como se vivía en la época y aunque no se pueden tocar, se percibe la opulencia de los habitantes del castillo.

También se pueden observar varios carruajes de caballos, e incluso una silla de mano en la que viajaban los marqueses. Un retrato de una vida pasada abierto al público de hoy que se alza en pleno recorrido turístico por el centro de Valencia.

La Plaza Mayor de Madríd, un recuerdo imborrable de la capital

No hay comentarios
Imagen: Wikipedia

La Plaza Mayor de Madrid impresiona al visitante por su amplitud, que se puede ver completamente diáfana la mayor parte del año. Es un plaza porticada, con nueve puertas de acceso rematadas por sendos arcos, que fue en sus orígenes donde se establecía el Mercado principal de la Villa.

De hecho, algunos de los edificios que la circundan reciben el nombre de gremios comerciales. El más imponente de ellos es la Casa de la Panadería, que destaca frente al resto. En su centro, podemos encontrar una estatua ecuestre de Felipe III, una obra de Juan de Bolonia (Giambologna) y terminada por su  discípulo Pietro Tacca en 1616, que fue cedida al Rey de España por el Gran Duque de Florencia. En un principio, estaba ubicada en la Casa de Campo, pero en 1848 se trasladó a su lugar actual, presidiendo la plaza.

La Plaza sufrió tres grandes incendios, tras los cuales fue reconstruída y mejorada, hasta llegar al momento actual. El último de ellos sucedión en 1790, y desde entonces, se ha mantenido íntegra.

Durante los siglos, la Plaza ha albergado muchas actividades, propias de la vida de una ciudad a lo largo de los años. Desde corridas de toros, actos de fé, mercados de alimentación y enseres, e incluso fue el lugar para las ejecuciones públicas. 

Cada método de ejecución tenía su lugar predeterminado en la Plaza. Así, la horca se instalaba frente a la Casa de la Panadería, frente al portal de Pañeros si era garrote o delante de la Casa de la Carnicería si era por hacha o cuchillo.

Las calles alrededor de la Plaza mantienen los nombres de los gremios que abastecían al mercado, como Cuchilleros (donde se encuentra el reconocido como el restaurante más antiguo del mundo, Sobrino de Botín, todavía en funcionamiento), Paños, etc.

En el mes de diciembre está instalado un mercado navideño en la Plaza Mayor, que ocupa casi toda su extensión, y bajo los portales se pueden encontrar, durante todo el año, vendedores de monedas y sellos. Numerosos bares y restaurantes donde reponer fuerzas se abren también en los bajos de los edificios, y es uno de los lugares ideales para disfrutar de un bocadillo de calamares.

martes, 6 de marzo de 2012

El Barri Gòtic de Barcelona: Los orígenes de la ciudad

1 comentario

El Barri Gotic de Barcelona es el punto de origen de la ciudad, donde se levantó el primer asentamiento romano, que dio origen al resto de la población, a medida que pasaron los años. En esta zona se encuentran los principales edificios públicos, como el Palau de la Generalitat, el Ayuntamiento o la Catedral de Barcelona, y tiene un genuino sabor de épocas anteriores.

Pasear por sus calles, estrechas y grises, ayuda a comprender el pulso de una ciudad que un poco más allá tiene extensas, anchas y luminosas avenidas. Edificios con varios años a cuestas se mezclan con construcciones más modernas, que intentan, de alguna manera, ser respetuosos con sus vecinos más añejos.

Podemos comenzar el paseo desde la Plaza de San Jaime, centro político de Barcelona desde hace siglos. Es el antiguo foro romano, y en ella están el Ayuntamiento y el Palau de la Generalitat. Este está unido a un edificio colindante con un precioso puente neogótico, de inspiración veneciana.

El ayuntamiento es un edificio construído en parte en el siglo XIV, y con partes más modernas, donde hoy, y desde hace siglos, se controla la vida diaria de la gran urbe mediterránea.

Por el Carrer del Bisbe se llega hasta la Catedral, un edificio construído entre 1298 y 1454, aunque su fachada data del siglo XIX, obra de los arquitectos Josep Oriol Mestres y August Font. En su interior, se puede encontrar una fuente, que es protagonista de una costumbre muy curiosa, L'Ou com Balla. El día del Corpus, se pone una cáscara vacía, pero entera, sobre el chorro de la fuente, y se observa como el huevo se mantiene en suspensión gracias a la fuerza del agua, y ejecuta movimientos como si estuviera bailando.

Es una tradición sobre la que no existe una fuente que nos diga el origen concreto sobre ella, pero es una de esas cosas que se mantienen a lo largo de los siglos y convierten a estos lugares, ya especiales por sus propias características, en sitios mágicos.

La Ciudad Encantada de Cuenca, un lugar para dejarse llevar

No hay comentarios
La ciudad de Cuenca tiene grandes lugares donde recrear la vista, el espíritu y el paladar, pero su provincia también tiene otros espacios a tener en cuenta. Probablemente, el más importante de todos ellos sea La Ciudad Encantada, una superficie de 250 hectáeras que transportan al visitante a tiempos muy lejanos.

El origen de las caprichosas formas que se pueden ver se sitúa hace 90 millones de años, cuando la Península Ibérica estaba cubierta por el Mar de Thetis. Cuando las perturbaciones geológicas hicieron aflorar el fondo del mar, dejándolo libre de agua, comenzó un largo proceso de desgaste y erosión que fue mermando la solidez de la piedra caliza, derrumbando la mayoría de las estructuras y dejando en pie solo las más resistentes.

Estas han tomado formas caprichosas, que han provocado que se les ponga nombres tan curiosos como El Torno (una de las más populares), la Tortuga, el Tobogán, el Convento o los Hongos, ya que su forma recuerda en cierta manera a estos animales, plantas y edificios.

El recorrido tiene, aproxidamente, unos 3 km y recorre los principales monumentos naturales, que compone un sobrecogedor espectáculo que es difícil de olvidar. La Ciudad Encantada se encuentra cerca de Valdecabras, en una finca privada a la que se accede previo pago de una entrada de 3 euros y está considerada uno de los tesoros naturales de España, y se ha utilizado como escenario para películas como Conan el Bárbaro.

lunes, 5 de marzo de 2012

Las Casas Colgadas de Cuenca, un símbolo de la ciudad manchega

No hay comentarios

Se les conoce, erróneamente, como casas colgantes, aunque su auténtico nombre es el de Casas Colgadas, aunque no es su único nombre. También se les llama Casas Voladas o Casas del Rey, y son tres edificios que están asentadas en salientes de la roca, mirando al río Huécar.

Antiguamente, era normal aprovechar todo el terreno posible y edificar de esta manera, pero actualmente, ya solo se pueden contemplar estas tres, que fueron compradas por el ayuntamiento duranto los primeros años del siglo pasado, para evitar su derrumbe.

Hoy, albergan el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y un restaurante-mesón, en el que se pueden saborear los platos típicos de la zona, en comedores que mantienen la estructura original de las viviendas. En el Museo se pueden encontrar obras de Chillida o Tàpies y es un placer pasear por las salas repletas de buen arte español.

La mejor manera de contemplar estas casas es desde el puente de San Pablo, una construcción de hierro que ocupa el lugar de un antiguo puente levantado en el siglo XVI, y que fue restaurado en su construcción actúal en el año 1902. Desde este, las Casas Colgadas son el principal atractivo, que han sido convertidas en el símbolo de la ciudad.

Aunque no se conoce el origen exacto de ellas, se sabe que están documentadas en el siglo XV, por lo que se trata de uno de los edificios más antiguos de Cuenca. Frente a ellos, y pasando el puente, se accede al Monasterio de San Pablo, hoy un Parador Nacional, otro de los muchos lugares interesantes de la ciudad.

El Templo de Debod: Un pedazo del antiguo Egipto en el centro de Madrid

2 comentarios
Imagen: Wikipedia

Paseando por las calles de Madrid, justo al lado del Palacio Real y la Catedral de la Almudena, nos encontramos con un extraó edificio, con aspecto de ser bastante antiguo y que se acompaña de varias estructuras que dan al complejo un aspecto milenario.

Y no es para menos, ya que se trata de un templo procedente de Egipto El Templo de Debod fue rescatado de ser engullido por el agua tras la construcción de la presa de Assuan. En reconocimiento a los esfuerzos realizados por varios países para salvar los templos de Nubia. A España le regaló este templo, que se instaló en el Parque del Oeste.

Su ubicación es practicamente idéntica a la que tenía en su ubicación original, enclavada en un lugar privilegiado en la capital madrileña, donde es agradable pasear al atardecer, cuando la luz invita a sentarse y ver una puesta de sol con la silueta del templo de fondo.

Hoy está todo restaurado, y se han reconstruído edificios que no se habían podido trasladar para que el complejo mantenga, en lo posible, la configuración con la que fue creado y alzado hace varios miles de años. Se puede acceder a su interior, donde se ha trabajado de manera especialmente minuciosa para que todo mantenga el aspecto que traslade al visitante a esos tiempos mágicos.

domingo, 4 de marzo de 2012

El arroz, el rey de la gastronomía de Valencia

2 comentarios

La cocina valenciana gira, principalmente, alrededor de uno de sus grandes productos. Surgido de la zona conocida como L'Albufera, el arroz valenciano es el rey de la gastronomía típica de Valencia, Castellón y Alicante. Y no se puede hablar de arroz en Valencia sin referirse a la internacionalmente conocida paella.

Este plato de arroz seco tiene tantas recetas como cocineros lo realizan, y se han visto recetas que a los valencianos les parece auténticas aberraciones, porque no tienen nada que ver con la paella. Este plato admite muchas variaciones, pero tiene un cánon que se puede adaptar ligeramente, siempre guardando un orden.

Conejo, pollo, judías, pimiento, pimentón rojo, azafrán, el popular bajocó y el arroz son los ingredientes esenciales e indispensables de la paella valenciana. Otros añaden costilla de cerdo, algo que en Valencia no se contempla. Y sobre todo, nada de embutidos ni olivas negras, algo que se añade en otras zonas de España y que los valencianos contemplan con estupor y rechazo.

Todo esto, embutidos y cerdo, se permite y es parte de la receta del Arrós al Forn, un arroz seco, hecho al horno, preferiblemente en cazuela de barro, en el que la morcilla, el chorizo y las longanizas se combinan con láminas de patata, tomate entero y ajo.

El pescado y el marisco tiene también su lugar para ser utilizado con el arroz, tanto seco, como la paella de marisco, el arroz con bogavante o el empedrao, pero también caldoso, tanto con conejo como con marisco. Una inmensa variedad de platos que lucen con el cereal más importante de la mesa valenciana, el arroz de L'Abufera.